Muy buenas,
de antemano me disculpo si en algún momento ofendo, para nada es mi intención.

Señor Librepensador, libre eres porque dices lo que piensas, aunque a veces, decir lo que uno piensa puede ser una falsa libertad del ego. La libertad alude al respeto, a la empatía, a la comprensión… Si tomas las cosas a lo personal, como denoto en el tono del artículo,
 no propondrás nada laico ni equilibrado, alguien que busque la paz entre esta guerra de sexos capitaneada por gente que se siente demasiado identificada con su género y sus falsos roles sociales, no se sentirá abrazada por tus libres palabras (lo digo ante todo por mí), si realmente buscas paz, estaría bien hablar en paz. También pienso que mezclas muchos conceptos que se oponen entre sí, el título y sentido del artículo camina hacia una concreta dirección ensuciando determinadas ideas y términos que realmente brillan.

Señor Librepensador, no hay por qué luchar en un bando u otro, pienso que se trata de una mirada al interior de cada uno, un repaso de las premisas que tenemos instaladas en nuestras mentes y conductas absurdas que seguimos por el mero hecho de que siempre se han seguido. Si se busca la igualdad entre personas, habría que borrar las diferencias personales que se graban en nuestra forma de mirar y lanzar al mundo unos ojos limpios de prejuicios.

Por otro lado señor pensador, yo pertenezco a ese lado masculino dotado de miembro y testosterona, y desde esta perspectiva varonil, me cansa enormemente cuando en reuniones con mis colegas pasa una mujer y babeamos como lobos, incluso arrojamos estúpidos halagos que la ruborizan y la hacen sentir mal. Ese es el flanco que está en desigualdad de manera involuntaria y atrapado por las redes del patriarcado y un sistema machista. Ojo, cuando digo machista, no acuso a los hombres, envuelvo a machos y hembras con ese desequilibrado pensamiento que los hace comportarse como depredadores o presas. Por otro lado, no somos conscientes (algunos ya si) de cuantiosa posición de preferencia, a nivel social, tenemos solo por nacer varones.

Vivo con una persona del sexo femenino que por voluntad propia y por su situación incómoda en determinados aspectos educativos a lo largo de su vida, ha decidido indagar en los confines del pensamiento automático-social y ha conseguido tomar las riendas de su vida de una forma muy sana, y valerse como persona libre ante los patrones que fueron impuestos en su infancia. Te puedo asegurar que hemos removido jun@s todo el mundo del feminismo y hemos descubierto que como en todos los sitios, hay personas dañadas por alguna experiencia, agresivas por naturaleza, impotentes por su situación, etc… no todo lo que brilla es oro. Pero también hemos encontrado muchísimas respuestas que han alumbrado nuestros caminos como navegantes de un mismo barco.

Para concluir mi intervención, te hago una propuesta desde mi ignorancia y desde lo que me ha llegado de tus palabras (evidentemente puedes llevarla a cabo, simplemente contemplarla o ignorarla…): no tires por tierra todo el esfuerzo que tantas y tantas mujeres han hecho para lograr que sus vidas sean pintadas por ellas mismas, con sus propios criterios, separadas de los miedos que las maniataban al pensar que poseían cuerpos manchados de pecado, vidas narradas con bocas mudas que ahora vociferan la libertad, mujeres que simplemente han conseguido poder disfrutar de ellas mismas tal y como son, mujeres muy muy dolidas que ha conseguido salir a flote y ver que el sol también sale para ellas. Tan solo pido respeto.

…y no olvides que la sociedad es tan extensa en castas y guetos, que jamás podremos entender desde nuestros «ricos aposentos primermundistas», los lamentos silenciados de medio mundo que viven bajo nuestra sombra.

PD: vuelvo a repetir, perdón si en algún momento te he ofendido. Alegría, libertad y paz!!

Leave a Reply