Pintor de manos ensoñadas,
tú que derramas y derramas,
truene, nieve o llueva,
tu arte sobre esta acera.

Cada día al pasar, mi asombro
absorto queda,
ensimismado, entre una nébula
de pensamiento.

Me pregunto
qué será de tu pasado,
por qué la calle es tu campo,
el lienzo tu sembrado.

Oh! Mi gran pintor
de vagabunda mirada,
ansioso espero,
soñando, verte mañana.

Leave a Reply